En este artículo vamos a ver cómo denunciar el acoso laboral.

Veremos ejemplos y tipos de acoso en el trabajo, cómo afrontarlo y qué hacer si quiero poner una denuncia contra mi empresa.

A día de hoy, alrededor del 10-15% de los trabajadores sufren una situación de acoso laboral en España. Y lo que resulta aún más alarmante, el 80% de la población trabajadora dice haber sufrido una situación de acoso en el trabajo a lo largo de su vida.

Pese a estos datos, resulta llamativo saber que ni siquiera una décima parte lo denuncian, ya sea por desconocimiento, aceptación o miedo a las represalias.

informe de acoso laboral

¿Cuándo se necesita un Informe sobre Acoso Laboral?

¿Cuándo se necesita un informe sobre acoso laboral? A día de hoy, la cifra de trabajadores que sufren acoso laboral o mobbing en España oscila en torno al 10 y ...
Leer más

 

¿Qué es el Mobbing Laboral?

La definición de acoso en el trabajo hace referencia a un proceso de agresión de forma sistemática por parte de una persona o grupo hacia un compañero, subordinado o superior dentro del entorno laboral.

Es un riesgo de tipo psicosocial. El objetivo es intimidar, reducir y consumir emocional, mental e intelectualmente a la víctima, generando un ambiente laboral nefasto.

Sin embargo, hoy en día no se ha llegado a ninguna definición internacional de acoso psicológico en el trabajo. Más conocido como mobbing o acoso laboral.  

Pero, ¿cuándo se produce? Presenta, por tanto, tres características fundamentales:

  • En primer lugar, puede haber uno o varios agresores.
  • En segundo lugar, el hostigamiento debe ser repetitivo. Se trata de un proceso que se desarrolla a lo largo del tiempo.
  • En tercer y último lugar, debe existir una víctima de acoso, la cual sufre el hostigamiento y sus consecuencias.
indemnizacion por acoso laboral

Por tanto, deducimos que la existencia de acoso necesita de dos partes enfrentadas:

  • Los “hostigadores/acosadores”, con comportamientos y actitudes hostiles, activas, dominadoras.
  • El “agredido/víctima,” cuyos comportamientos y actitudes son de tipo pasivo o inhibitorio.

¿Existen tipos de acoso laboral?

La respuesta es sí, existen tipos de acoso moral en el trabajo. De hecho, la mayoría de los autores señalan como principales tipos de mobbing el vertical y el horizontal, según la posición jerárquica.

Acoso laboral vertical o bossing laboral

El bossing laboral es aquel que se genera desde una posición superior en el organigrama empresarial.

Es decir, es el jefe o el superior que corresponda quien perpetra el bullying en el trabajo, utilizando de manera abusiva, desmesurada y perversa su poder.

Si fuese al revés, es decir, si el ataque fuera de un empleado hacia su jefe, estaríamos ante mobbing ascendente.

Acoso horizontal: acoso laboral entre compañeros

El mobbing horizontal es un tipo de acoso laboral que se produce entre posiciones iguales o similares.

Es decir, es el acoso laboral entre compañeros de trabajo o personas del mismo equipo, puesto que presentan el mismo nivel jerárquico en la organización.

¿Cómo denunciar el acoso laboral de un compañero? Igual que si fuera procedente de un jefe, como veremos más adelante.

Mixto

Tampoco podemos obviar el acoso mixto. Este incluye características del vertical y del horizontal.

Es de extrañar que el acoso horizontal persista como tal. Es muy probable que, en algún momento de la dinámica, se transforme en acoso vertical debido a que la organización no hace nada al respecto, o deja que el conflicto persista.

Fases del acoso laboral

Generalmente, este ataque contra la integridad moral pasa por los siguientes pasos:

  1. Fase de conflicto. Pasamos muchas horas en nuestro lugar de trabajo. Por tanto, se considera inevitable que aparezcan disputas interpersonales, a veces de forma sutil y que pasan desapercibidas.

    Cuando estas diferencias no se resuelven de forma apropiada terminan cronificándose.

  2. Fase de estigmatización. Esta etapa es crucial. Determina el comienzo de la dinámica del acoso propiamente dicho en la actividad laboral. Se caracteriza de ataques manifiestos y prolongados en el tiempo.

  3. Fase de intervención desde la organización. Lo más normal es que, dada la magnitud del problema y en el momento en el que la situación es conocida por la dirección, se tome conciencia y se adopte un conjunto de medidas dirigidas a paliar y revolver los acontecimientos.

    Lo más común es recurrir a bajas médicas, despidos, reubicación de puestos, etc. Sin embargo, esta fase suele no tener lugar.

  4. Fase de exclusión. Llegamos a este punto cuando las demás fases fallan. En el momento en el que no se toman las medidas adecuadas y la persona ya está muy mermada psicológicamente.

    El trabajador ya no puede más y se aísla voluntariamente para no seguir sufriendo, o lo aíslan desde la empresa para no dañar al resto de trabajadores. Al final, el objetivo es que el trabajador acosado termine abandonando la organización. 

como denunciar el acoso laboral sin pruebas

Casos de acoso laboral y ejemplos

¿Cómo demostrar el acoso laboral?

Para poder hacerlo, primero tenemos que ver en qué se traducen estas conductas de acoso. Se manifiestan de diversas maneras, pero principalmente distinguimos:

  1. Activa o por comisión:
    • Gritos
    • Insultos
    • Represiones
    • Intromisiones
    • Obstaculizaciones del trabajo
    • Humillaciones en público/privado
    • Falsas acusaciones
  2. De forma pasiva:
    • Restricciones en el uso de material o equipos
    • Prohibiciones u obstaculizaciones en el acceso a la información necesaria para el trabajo
    • Eliminación del apoyo necesario para el trabajador
    • Disminución o eliminación de la formación o el adiestramiento imprescindible para el empleado
    • Negación de la comunicación

Ya en la década de los 80 el profesor sueco, Heinz Leymann, identificó 45 conductas hostiles de distinta naturaleza. Reproducidas con frecuencia, pueden afectar gravemente a la integridad psíquica y física de un trabajador.

Entre ellas se encuentran:

  • Acciones contra la reputación o la dignidad personal. Como la intromisión en la vida privada del trabajador.
  • Acciones contra el ejercicio de su trabajo. Es decir, sobrecarga, trabajo innecesario o por debajo de la cualificación profesional.
  • Manipulación de la comunicación o de la información. Por ejemplo, no informar al trabajador sobre distintos aspectos de su trabajo, produciendo su aislamiento social frente al resto de compañeros.
  • Situaciones de inequidad mediante el establecimiento de diferencias. Como en el trato o la distribución no equitativa del trabajo, o desigualdades remunerativas, etcétera.

A continuación, presentamos los ejemplos más comunes. Muchos son motivos de denuncias por acoso laboral.

Retirada del teléfono y ordenador.
Evitación de contacto visual, verbal o físico. Hacer el vacío.
No permitir que el trabajador muestre su opinión.
Llamadas telefónicas gastando bromas o asustando al trabajador.
Amenazas o coacciones.
Gritos y ataques con expresiones humillantes.
Asignación de un puesto o una ubicación que aísla al trabajador de los demás.
No se comunica al trabajador las fechas y lugares de las reuniones.
Críticas de la vida personal del trabajador.
Críticas del trabajo de forma injustificada.
Difusión de rumores y calumnias que menosprecian la imagen, reputación o profesionalidad.
Burlas y ridiculizaciones.
Discriminación por cualquier razón: política, religión, sexo, orientación sexual, etc.
Cuestionamiento de la opinión del trabajador y rechazo de decisiones que le competen por la responsabilidad de su cargo.
Infravaloración constante del trabajo. Bloqueo del desarrollo profesional, evitando el acceso a ascensos o cursos.
Conductas relativas al acoso sexual.
No proporcionar información crucial o proporcionar información errónea, provocando que el trabajador realice mal su trabajo.
Atribución de los éxitos a otras personas o a elementos como la casualidad o la suerte.
Asignación de tareas inferiores a la formación y preparación que tiene el trabajador con el objetivo de que se sienta degradado.
Asignación de tareas rutinarias o ausencia de tareas con el objetivo de que el trabajador se aburra.
Asignación de tareas o trabajos humillantes, absurdos, incómodos o desagradables.
Sobrecarga de trabajo a sabiendas que los plazos son inasumibles con los medios de los que se dispone.
Asignación de tareas para las cuales no se está preparado o falta cualificación.
Forzar al desarrollo de labores físicamente peligrosas que no corresponden al trabajador.
Forzar a trabajar sin las medidas de protección adecuadas.
Agresiones físicas.
Daño material sobre el puesto de trabajo.
No se permite coger vacaciones.
No remunerar las horas extra mientras que al resto de trabajadores sí.
Invasión del espacio u objetos personales. Acceso al teléfono, taquilla, documentos, cajones o correo electrónico, llegando incluso a robar o destruir cosas.
Incitación a otros compañeros a participar en el hostigamiento laboral.
Represalias contra otros integrantes de las empresas que intentan defender al trabajador o ayudarle.

¿Qué dice la ley sobre el acoso laboral?

¿Qué hacer si sufres acoso laboral?

No podemos obviar que supone una vulneración de los derechos como trabajador  reconocidos en la Constitución Española, concretamente del derecho a la integridad física y a la dignidad personal y profesional del trabajador.

Mucha gente se pregunta cómo evitar que ocurra. Debido al perfil de la víctima, y a su aparición lenta y constante, es complicado de prevenir. Normalmente nos damos cuenta cuando ya estamos dentro de dicha situación.

Por ello, es extremadamente importante conocer cómo denunciar el mobbing laboral.

Sin embargo, primero hay que conocer qué vías de reclamación existen.  El trabajador que está siendo víctima podrá tomar tres tipos de alternativas según el tipo de jurisdicción: social, administrativa y penal.

¿Cómo establecer una denuncia por acoso laboral?

¿Qué acciones legales podemos tomar?

Existen diversos recursos. Desde el punto de vista jurídico, la situación puede conducirse por distintas vías.

Por la jurisdicción social

La persona que sufre un esto puede solicitar la extinción judicial de su contrato de trabajo en función de lo establecido en el Art. 50 del Estatuto de los Trabajadores.

Esta acción comporta la extinción de las relaciones laborales, con derecho a reclamar una indemnización prevista igual que para el despido improcedente, y acceso al desempleo.

Además, puede reclamarse una indemnización accesoria por daños y perjuicios y/o daños morales ocasionados.

Demanda por acoso laboral: el ámbito contencioso administrativo

Puede establecerse una demanda por acoso laboral en el ámbito contencioso administrativo.

Además, puede denunciarse frente a la Inspección de Trabajo. Es la comisión de una falta muy grave según lo previsto en la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social.

En la demanda por acoso psicológico en el trabajo, será un inspector quien contrastará directamente los hechos mediante una visita a la empresa. El acta emitida constituye un buen medio de prueba para la demanda por mobbing, puesto que cuenta con presunción de veracidad, objetividad e imparcialidad.

Denuncias: acoso laboral y Código Penal

Por la vía penal, la víctima puede presentar una denuncia por acoso laboral, puesto que tiene pena de prisión.

Para el delito de acoso moral laboral, en el Código Penal se establece una pena entre 6 meses y 2 años de prisión:

[…] en el ámbito de cualquier relación laboral o funcionarial y prevaliéndose de su relación de superioridad, realicen contra otro de forma reiterada actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante, supongan grave acoso contra la víctima. […]

Artículo 173.1 del Código Penal

¿Y qué pasa con el acoso sexual?

En el caso específico del acoso sexual en el trabajo la víctima puede presentar una denuncia por el tipo delictivo previsto en el artículo 184 del Código Penal.

Tienes más información en este artículo:

acoso sexual trabajo

Acoso sexual en el trabajo – El Informe Psicológico como prueba

En esta entrada veremos qué es el acoso sexual en el trabajo, qué tipos de acoso sexual laboral hay, y qué podemos hacer si lo sufrimos. De la misma manera, ...
Leer más

 

Mobbing maternal

Cabe mencionar que la discriminación de la mujer en el trabajo se puede ver reflejada en con la obtención de sueldos menores, con despidos o con no contrataciones por embarazos.

Este último se le conoce como mobbing maternal.

Este ejemplo de acoso en el trabajo por ser mujer viene reflejado en el Estudio Cisneros-XI. En la página 34 del mismo, el profesor Iñaki Piñuel y Zabala, apunta que:

  • Un 18% de las mujeres trabajadoras denuncian que en su empresa existen presiones hacia ellas debido a su condición de maternidad.
  • En torno al 8% de las que son acosadas manifiestan el hecho de ser madres como causa del hostigamiento.
  • Hay un 16% de trabajadoras que sufren acoso por reivindicar sus derechos fundamentales en el trabajo.
  • Por último, un 16% de las mismas denuncian ser acosadas por razones de género

Veamos cómo denunciar por acoso laboral sin pruebas imposibles

Una vez que se decide ir abrir un procedimiento judicial, podemos preguntarnos: ¿podemos denunciar sin recopilar pruebas?

No es lo óptimo., pero pueden recopilarse muchas fácilmente.

Hay que recabar todas las posibles. Esto es debido a la naturaleza subjetiva e intangible del mobbing. En muchas ocasiones probar la existencia de esta situación es complicado. El acosador suele realizar su conducta sin dejar rastro, aparentando normalidad.

No obstante, hay medios de prueba para denunciar el acoso comunes que se podrían utilizar en los tribunales:

  • Correos electrónicos que contengan amenazas, injurias o burlas.
  • Testigos que hayan presenciado la situación, como compañeros de trabajo de la víctima.
  • Testimonio del acosado.
  • Fotografías.
  • Conversaciones de WhatsApp siempre que exista prueba pericial que acredite su veracidad para que puedan ser admitidas.
  • Mensajes en redes sociales como Facebook o Twitter.
  • Partes de baja, que pueden demostrar la reiteración de la situación.
  • Grabaciones de conversaciones entre acosador y acosado.
  • Grabaciones de seguridad.
  • Actas de la Inspección de trabajo.

Es importante saber que no todas las pruebas son válidas. Hay que tener cuidado, puesto que algunas pueden ser inválidas en un juicio por acoso laboral.

Por tanto, al sufrir esta situación en el trabajo, un abogado de mobbing es una inversión. Recibir asesoramiento jurídico nos hará no tener problemas.

Si estás en una situación de hostigamiento sistemático en el trabajo, quieres terminar con ello, y no tienes abogado, nosotros podemos recomendarte alguno de confianza.

Escríbenos aquí y veremos qué podemos hacer con tu caso concreto.

¿Cómo te llamas? *
Tu correo *
¿En qué podemos ayudarte? (deja tu teléfono y te llamamos)

Responsable: Psicolegalmente. Finalidad: contestar a tu correo electrónico. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: los datos se encuentran alojados en Raiola Networks. Derechos: podrás ejercer tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email aquí o ante la Autoridad de Control. Información adicional: encontrarás más información en la Política de Privacidad

Gastos de denunciar el acoso laboral

Los gastos de denunciar el acoso laboral podrían elevarse considerablemente si no se lleva el proceso de la manera correcta:

  • Se podría alargar el juicio (por lo que tendrías que pagar más honorarios).
  • Podrías perder (y pagar las costas).
  • ¿Qué pasa si te niegan la baja?
  • Quizás nunca logres una indemnización que te cubra los costes.

Aunque puedas estar cobrando una baja, tendrás que tener en cuenta que los gastos generados han de cubrir, por lo menos:

  1. Un abogado laboralista.
  2. Posibles costas del juicio.
  3. Tu propia subsistencia en caso de no tener baja ni ingresos alternativos.
  4. Los costes de la contratación de servicios para realizar informes periciales. 

¿Se puede demostrar el mobbing con un test de acoso laboral?

El mejor test de mobbing que existe consiste en un peritaje forense. Puede ser:

  1. Informe pericial psicológico, para determinar si la situación ha podido provocar o no problemas psicológicos en el trabajador.
  2. Informe pericial médico, si se ha llegado a poner en peligro la integridad física.

En el primero se detallan las consecuencias del acoso laboral: trastorno de estrés postraumático, depresión, ansiedad y estrés (entre otros síntomas y posibles psicopatologías).

Informe Psicológico Pericial de mobbing

Debido al carácter intangible del acoso, el informe de acoso laboral constituye una prueba fundamental en el proceso judicial.

informe de acoso laboral

¿Cuándo se necesita un Informe sobre Acoso Laboral?

¿Cuándo se necesita un informe sobre acoso laboral? A día de hoy, la cifra de trabajadores que sufren acoso laboral o mobbing en España oscila en torno al 10 y ...
Leer más

 

En una sentencia sirve para:

  • Por un lado, para demostrar las lesiones o secuelas psicológicas ocasionadas.
  • Por otro lado, sirve para determinar la cuantía de una posible indemnización.

Mediante este informe un psicólogo forense especializado en este tema evalúa el estado psicológico de la víctima, así como su entorno. De esta manera, concluye si su situación es compatible o no con un caso de de este así.

Este informe basa sus procedimientos en entrevistas clínicas y aplicación de tests psicométricos. Mediante estos test de mobbing se logra validez experimental y resultados objetivos.

Los instrumentos de evaluación utilizados han de ser capaces de diferenciar psicopatologías derivadas del hostigamiento de aquellas asociadas a episodios de violencia psicológica injustificada y aislada, estrés o ansiedad derivados del trabajo, pero no causados por la vivencia del mobbing.

Cómo conseguir una baja por acoso laboral

Si la situación se torna seria, se puede solicitar informes médicos de baja. Lo mejor es ir preparado y saber qué se va a decir.

Hay que explicar en detalle los síntomas y consecuencias del acoso laboral que se padecen (angustia, depresión, ansiedad, etc.), así como las situaciones que se sufren.

El Tribunal Supremo ha catalogado el acoso como una contingencia profesional.

Si obtenemos un parte médico que otorgue la baja por contingencia común debido a ansiedad, estrés o depresión, se puede reclamar la contingencia profesional.

La persona que lo sufre puede empezar por sí misma un procedimiento de determinación de la contingencia causante de la misma ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

En este sentido, lo mejor es aportar todas las posibles pruebas para denunciar el acoso al INSS para que pueda realizar este cambio.

¿Cuánto se cobra con una baja por acoso laboral?

Una vez lograda la siguiente pregunta es: ¿cuánto se cobra?

La Ley establece que en este caso, la persona podrá cobrar el 75 % de la base reguladora durante todo el periodo de la baja.

En casos concretos, si el Convenio Colectivo que aplique así lo establece, se puede lograr cobrar incluso el 100 %.

Cómo conseguir una indemnización por acoso laboral

Al aplicar el Estatuto de los Trabajadores, se puede solicitar una extinción del contrato de trabajo.

También está en tus derechos como trabajador una indemnización, como si fuese un despido improcedente. De la misma manera, entonces se podría cobrar una prestación por desempleo.

Para que sea concedida, los daños psicológicos sufridos han de haber sido probados en un tribunal. La cuantía de la misma dependerá de dicha sentencia, los daños sufridos, la duración del hostigamiento y de los efectos que hayan tenido estos sobre el trabajador, y de si la empresa, el departamento de recursos humanos o el comité de seguridad y salud (si existiese) tomaron o no cartas en el asunto.

La cantidad varía considerablemente en función de las características concretas de cada situación. En casos aislados puede llegar incluso a los 30.000 €, en función de los factores citados anteriormente.

Síndrome de Burnout: no es acoso en el trabajo

El síndrome de burnout, también conocido como desgaste profesional o síndrome del trabajador quemado es otro concepto relacionado con el mundo laboral y no debe de confundirse con el mobbing.

Al igual que este, se trata de un riesgo laboral de tipo psicosocial. Sin embargo, cabe recalcar que NO es acoso en el trabajo.

Presenta sus propias características diferenciadoras:

  • La definición del síndrome de burnout pasa por considerarlo una forma de estrés laboral crónico. Se desarrolla especialmente en profesiones que requieren de gran vocación y alto compromiso profesional.
  • Suelen tener contacto directo con usuarios, experimentando una carga emocional importante.

Vemos ejemplos de aparición del síndrome de burnout en enfermería, en docentes, policías, etc. En general, profesiones relacionadas directamente con la sanidad, la enseñanza, los cuerpos de emergencias o los servicios sociales.

La sintomatología más característica en este síndrome es la fatiga psicológica. Es decir, la sensación de no poder más, la irritabilidad, el mal humor y la indiferencia emocional.

No obstante, a nivel físico también se hace presente a través de afecciones en el sistema locomotor (como dolores articulares) y de alteraciones psicosomáticas (como afecciones de la piel, alteraciones de la libido o mareos).

Las consecuencias del síndrome de burnout llevan a una pérdida de motivación en el trabajo, una profunda sensación de ineficacia, así como actitudes negativas hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio empleo.

El tratamiento del síndrome del burnout requiere asistencia profesional para paliar la sintomatología adecuadamente.

Vídeo de acoso laboral: cómo identificarlo y denunciarlo

Si quieres entender mejor cómo identificar las situaciones de acoso y qué puedes hacer para acabar con ello, aquí tienes un vídeo en el que se trata el tema en detalle:

Conclusiones

Hemos visto qué es el acoso psicológico en el trabajo.

Los tipos de acoso moral laboral que existen. Sus características. Las fases de la propia dinámica.

Las distintas vías de denuncia o demanda del hostigamiento laboral, y los medios de prueba que podrías utilizar para iniciar un proceso judicial.

Cada caso es un mundo y requiere de un análisis concreto. Si piensas que te encuentras en una situación de este tipo, lo mejor que puedes hacer es buscar asistencia profesional:

  • Asistencia psicológica profesional
  • Consultar a un abogado especialista en este tema para ver si te conviene iniciar un proceso judicial

Nosotros podemos recomendarte a buenos profesionales de ambos sectores.

¿Has sufrido alguna agresión de este tipo? ¿Conoces a alguien que se encuentra en esta situación?

Recuerda que si tienes alguna duda, puedes ponerte contactar con nosotros aquí.

Bibliografía

Escudero, J. F. y Poyatos, G. (2004). Mobbing: Análisis multidisciplinar y estrategia legal. Barcelona: Bosch.

Estatuto de los Trabajadores

Art. 50 del Estatuto de los Trabajadores

Art. 184 del Código Penal

González-Trijueque, D. (2007). El acoso psicológico en el lugar de trabajo: epidemiología, características psicosociales y repercusiones forenses. Tesis Doctoral. Dir.: Prof. Dr. José Luis Graña Gómez. Facultad de Psicología. Universidad Complutense de Madrid.

Maslach, C. y Jackson, S. E. (1981). The measurement of experienced burnout. Journal of organizational behavior2(2), 99-113.

Pérez-Bilbao, J., Nogareda, C., Martín-Daza, F. y Sancho, T (2001). Mobbing, violencia física y acoso sexual. Madrid: I. N. de Seguridad e Higiene en el Trabajo.

Piñuel, I. (2001). Mobbing. Cómo sobrevivir al acoso psicológico en el trabajo.
Santander: Sal Térrae.

Cisneros© XI. El mobbing en España 2009 – Liderazgo tóxico y mobbing en la crisis económica

¿Cómo te llamas? *
Tu correo *
¿En qué podemos ayudarte? (deja tu teléfono y te llamamos)

Responsable: Psicolegalmente. Finalidad: contestar a tu correo electrónico. Legitimación: tu consentimiento. Destinatarios: los datos se encuentran alojados en Raiola Networks. Derechos: podrás ejercer tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email aquí o ante la Autoridad de Control. Información adicional: encontrarás más información en la Política de Privacidad

¿Te ha gustado?

¡Puntúalo!

Soy Cristina Ropero y voy a ayudarte. Soy experta en Psicología Clínica, Legal y Forense.

¿Qué te ofrezco? Servicios e informes rigurosos, objetivos, basados en la última evidencia que constituyen un medio de prueba para evitar la indefensión.

1 comentario

Cristina · 05/26/2019 a las 19:11

Que sufrí acoso mixto, no sabía nada sobre el tema, sabía que era moobing, pero como el que sabe que existe el coneta Harley, pero no sabía nada más, tenía un miedo horroroso a que me despisiesen al final termine en la calle, renuncié , lo pasé muy muy muy mal, luego me decidí a interponer la demanda pero me la desestimaron por falta de pruebas, y aporte más de 30 e_mails pidiendo ayuda, describiendo las conductas de mis 《compañeras》, parte médico con diagnóstico de Acoso Laboral, baja, pero no lo consideraron….
Pero no me ha supuesto ningún trauma la desestimación porque he visto el grado de manipulación y maldad a que puede llegar el ser humano y el juicio fue una sarta de mentiras. ..una tras otra…..y eran 4 abogados contra mi abogada,una testigo y yo. Muy heavy, pero estoy muy satisfecha porque fui valiente y puse la Demanda, y vencí el miedo que tenía , pero no pude defenderme en el juicio, era claro que era imposible, yo iba con una espada de madera y ellos iban con ametralladoras. Se trata de una empresa muy muy importante a nivel nacional. Y escribo esto porque Ojalá hubiese leído un artículo como este en aquel momento, es muy bueno y puede ayudar a mucha gente, ojalá hubiese ido a la inspección de trabajo, al juzgado y a donde hubiere hecho falta, de todas formas, no creo que lo hubiera hecho, estaba destrozada y muerta de miedo por las consecuencias que hubiese podido sufrir. Cuando me he recuperado, lo he hecho. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las cookies y de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies